Hiperhidrosis Axilar

Para aquellos casos de una sudoración excesiva localizada en zona axilar, se puede tratar de forma sencilla con la infiltración de toxina botulínica (botox) en varios puntos específicos de cada axila. Normalmente es necesario repetir el tratamiento una vez al año ya que al igual que cuando se utiliza para el tratamiento de arrugas de expresión, se va recuperando la función de las glándulas sudoríparas de la zona, si bien es verdad que en este caso el tiempo entre sesiones suele ser más largo. El prodecimiento es sencillo y no es doloroso ya que se aplica previamente una crema anestésica concentrada en la misma consulta en el área a tratar. Después del tratamiento se puede retomar la actividad diaria normal evitando el ejercicio en las primeras horas sin tiempo de recuperación.