Adelgazamiento

Un programa de adelgazamiento tiene más probabilidad de éxito si además de la orientación dietética, añade un apoyo psicológico que se consigue durante las visitas y un tratamiento que persiga una mayor reducción de los acúmulos de grasa, tanto de forma general como localizada.

Técnicas empleadas:

Ya han pasado los tiempos en los que se prescribían dietas muy restrictivas y difíciles de cumplir. Salvo casos muy concretos en los que hay patologías asociadas o en sobrepesos refractarios, la gran mayoría de los pacientes pueden adelgazar a un ritmo adecuado sin tener que pasar hambre.

Hay que insistir en que el principal objetivo de la dieta será siempre conseguir una modificación de ciertos hábitos que, como consecuencia, vendrán acompañados de una pérdida de peso. En cada caso habrá que buscar el nivel de dieta lo más variado posible y lo menos restrictivo, que permita ir reduciendo el peso en un primer momento y mantenerlo en un segundo tiempo.

El gran problema que nos vamos encontrando, cada vez más a menudo, es una dieta poco variada, con una ingesta elevada de alimentos hipercalóricos y un gasto energético más pobre por las comodidades cotidianas, falta de tiempo, etc.

Se puede conseguir una mayor reducción del porcentaje de grasa corporal y del perímetro abdominal con pérdidas de peso no muy rápidas, más aún si se acompaña la dieta de tratamientos complementarios como la mesoterapia, Endymed Pro o Cooltech. Todo ello conlleva una disminución del riesgo cardiovascular y una optimización del resultado estético. 

En los programas de adelgazamiento la mesoterapia nos ayuda a optimizar la pérdida porcentual de grasa, a disminuir la ansiedad por la pérdida rápida de peso al aumentar la pérdida de volumen y a mejorar la pérdida de peso en los casos de adelgazamientos más rebeldes. En estos casos siempre debe ir unida a un tratamiento dietético.

 

 

 

Más Información

        En los adelgazamientos utilizamos la criolipólisis sobre todo para optimizar la reducción del perímetro abdominal que es el que está más relacionado con un mayor riesgo cardiovascular y además es el área corporal que tiene más tendencia a aumentar con los años, incluso manteniendo el peso. No obstante se puede aplicar en cualquier área en la que busquemos una mayor reducción del espesor graso

Más Información